top of page

Biscuits rellenos con hongos gratinados



Para los biscuits:

2 tzs de harina de trigo

2 cdtas de polvo de hornear

¼ de cdta de bicarbonato de sodio

1 cdta de sal

7 cdas de mantequilla/manteca fría sin sal

¾ tz de leche fría + ½ limón para formar el buttermilk o suero de leche

2 cdas de mantequilla/manteca para pincelar


Para el relleno:

2 tzs de hongos fileteados

Queso cheddar a gusto

Especias a gusto como pimienta, ajo en polvo, etc..

1 puñado de espinacas

Queso parmesano a gusto

Aceite de oliva a gusto


Precalentar el horno a 220°C.

En un bowl colocar la harina, el polvo de hornear, el bicarbonato de sodio y la sal, mezclar. Agregar la mantequilla fría en rebanadas y unificarla con la harina usando batidora o con la mano hasta que la mezcla se asemeje a migas gruesas.

Para el buttermilk o suero de leche: mezclar la leche fría con el jugo de limón. Reservar.

Formar un hueco en el centro de la mezcla y verter el buttermilk en el hueco y revolver suavemente hasta que esté unificado.

Llevar la masa a una superficie de trabajo enharinada y formar un rectángulo con ayuda de un palote.

Doblar el rectángulo sobre sí mismo y volver a aplanar en forma de rectángulo con el palote. Repetir dos veces más, doblando y presionando la masa.

Estirar hasta que tenga aproximadamente 1,5 cm de espesor y cortar en forma de biscuits.

Llevar a una bandeja para horno con papel manteca, pintar con la manteca y espolvorear con azúcar (opcional).

Hornear durante 15 minutos hasta que estén doraditos.

Para el relleno: en una fuente para horno, colocar una base de hongos, especiar a gusto, agregar queso cheddar y espinacas. Mezclar. Luego, agregar aceite de oliva y queso parmesano por encima. Llevar a horno hasta que cocinen.

Rellenar los biscuits con la mezcla anterior y voilà!

Comments


bottom of page